4 Ruta Subida a El Portachuelo


IMG-20201026-WA0017-t500IMG-20201026-WA0011







leyenda-t300


    Descripción de la Ruta:

           Tomando como referencia el puente de hormigón, seguiremos unabuena5

            segunda ruta, rumbo a Mata de los Ladrones, por el antiguo camino

            que en la edad media unía las localidades de Pinilla y Canencia.

            Una suave subida entre pastos lleva a una cancela. Nada más

            atravesarla se penetra en el melojar, que alcanza por este lado su

            límite norte, unos árboles de poca edad delatan la explotación inten-

            -siva a la que llevan siendo objeto.

            Sigue una subida pronunciada con varias curvas hasta cruzar una

            segunda barrera donde las vistas al pueblo son realmente hermosas,

            en otoño, las suaves laderas se visten de tonos que varían de amarillo

            aterciopelado al pardo más intenso, es entonces, con un poco de

            paciencia, cuando se pueden ver las diferentes especies animales 

r4a-t500

            afanándose en acopiar nutrientes para pasar el invierno.

            Si seguimos de frente sin hacer caso del Camino que gira a la

            izquierda, un tramo largo y despejado permite vislumbrar todo el

            el medio y alto Lozoya Desde el embalse de Pinilla hasta las nevadas

            alturas de Peñalara. Casi debajo del Portachuelo, el camino emprende

            una fuerte subida, que pasa a la derecha de un pilón y se debe trepar

            por la ladera hasta la cresta de la izquierda donde, discurre por una plana

            línea de cumbres. Desde donde se descubre otro melojar, que alcanza

            un collado llamado la famosa Mata de los Ladrones.

            Otra de las rutas posibles y como referencia el mismo puente, es el 

            camino que sigue a la izquierda de las dos que surgen de frente, es

            el camino de Navalmaillo. El caminante va siempre acompañado de

            ternerillos y vacas que pastan en todas las direcciones sin prestar la

            menor atención a los ojos que les observa. El cambio otoñal propicia

            la aparición de una notable variedad de hongos y setas complemento 

            de la riqueza natural de este singular paraíso.