Ruta de los Oficios

¿Quieres conocer los secretos de los antiguos oficios de Pinilla de Valle?

¡Te invitamos a recorrer la Ruta de los Oficios!

A través de un atractivo y sencillo recorrido, de 6 km de longitud, descubrirás un sin fin de curiosidades y anécdotas de los antiguos oficios que existían, hasta hace no muchos años, en nuestro pueblo.

La ruta parte del casco urbano de Pinilla del Valle, situado a orillas del embalse de Pinilla, en el entorno del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, un enclave único y muy bien conservado.

En el recorrido, muy bien señalizado, encontrarás paneles informativos, atriles y mesas de paisaje, con interesante información sobre nuestros valores culturales y naturales.


Descarga el folleto de la Ruta de los Oficios


Descripción de la Ruta:

oficiosUnas tres horas lleva el recorrido de la ruta. La primera parada es en la antigua fragua. Hoy: la Casa de la Cultura. Se conservan los útiles de este oficio: el fuelle, el yunque, el tornillo, la pila, el potro y los objetos que producía: rejas para el arado, llaves, asas de calderos, piezas para los carros, aperos de labranza.

Tomando la calle del Chorro hacia arriba, después de cruzar la carretera se llega a la Calera. En este lugar quedan restos del horno donde se introducía la piedra caliza y se quemaba hasta obtener la cal para la construcción. Todas las paradas tienen un panel explicativo del oficio con fotografías y texto. Allí comienza un camino que bordea el río de Los Hoyos o río Chico pegando a la carretera. Junto a la Calera, en un hueco sombreado se da una explicación histórica del valle y sus habitantes.

El sendero, junto a un pequeño pinar, cruza el río y después la carretera atravesando un túnel-puente. Tras pasar una cerca de metal verde se atraviesa otro puentecillo y, a la izquierda, se sube al camino de la Marotera que lleva hasta el molino de harinero. Antes de entrar, aprovechando las vistas del Embalse de Pinilla y del pueblo, se comentan el estado de la calidad de las aguas (del río Lozoya, del embalse y del río de los Hoyos), así como de la geografía del valle ( suelos bajos fértiles, linares, calveros, antiguos sembrados de cereal, bosques de roble, pastos altos y restos glaciares del Nevero)

El molino, de reciente reconstrucción, tiene la máquina de moler lista para utilizar si se desea. La edificación es de tejado a dos aguas, irregular, y los muros están construidos sobre un terreno en cuesta.. A partir del molino hay una separación de la ruta. Se pueden tomar ambos caminos para continuar. El de la derecha sube pegado al río. Llegados a un punto se debe atravesar el monte a la izquierda, unos 200 metros entre árboles y en subida, hasta coger el otro camino. Es aconsejable, después del molino, tomar el camino de la izquierda que es más seguro. Por él se suben pendientes siempre dentro del sendero y se llega a las, por ahora, tres últimas paradas : la pared seca, el horno y los chozos de los carboneros y, por último, en lo más alto, la majada del pastor. Las tres estaciones están en el lado izquierdo del camino, a unos pocos metros de la senda.

oficios3La pared seca es el modo en que se hacían las vallas de piedra sin argamasa para separar propiedades privadas y mantener el ganado sujeto. Abajo, pegadas al suelo, iban piedras grandes; con unas cuerdas se mantenía el nivel y la dirección. A mitad de valla, otras piedras transversales, las llaves, evitaban la caída. En lo alto iban otra vez piedras grandes y lisas llamadas cobijas.

El carboneo y el pastoreo de ovejas fueron negocios importantes durante muchas temporadas por su volumen de producción. Era frecuente ver desde el pueblo las fumarolas de humo de los hornos que los fabriqueros levantaban en las múltiples matas. Los tratantes colocaban la producción en ciudades como Madrid y Segovia.

En cada parada se realiza un juego de identificación de materiales y objetos relacionados con cada oficio. En la majada del pastor se muestran antiguos instrumentos que utilizaban para pasar el tiempo o comunicarse. El guardián del rebaño se enfrentaba a peligros como las inclemencias del tiempo o los ataques a sus animales o a la pérdida del rebaño.

Termina el ascenso en esta cabaña de pastores. Y la vuelta, este mismo camino de bajada, es muy hermosa sobre todo en su parte alta. Se recomienda llevar calzado adecuado y alguna botellita de agua que siempre viene bien.


Documentos Adjuntos