Historia

DSC00150-t500La localidad de Pinilla del Valle está situada en un marco incomparable, a 1.090 metros sobre el nivel del mar y junto al Embalse al que da nombre.

Como forma parte del Valle del Lozoya y se encuentra a los pies de las montañas más altas de la Comunidad de Madrid, Pinilla disfruta de un microclima que, además, favorece la existencia de flora y fauna de gran valor ecológico: bosques de rebollos, encinas, fresnos, álamos y pastos conviven, principalmente, con aves de diferentes envergaduras, zorros, jabalíes, ardillas, reptiles y anfibios.

El origen toponímico de Pinilla del Valle presenta dos claras variantes. Algunos autores lo relacionan con el elevado número de pinos que había en la zona. Otros, como Jiménez de Gregorio creen que Pinilla toma el nombre de una "planta labiada de flores amarillas, viscosas y que despiden un olor parecido al pino".

Históricamente, en 1119, casi la totalidad de la Sierra Norte fue adscrita a la Villa de Buitrago. Sin embargo, en 1139 el Valle Alto del Lozoya pasó a formar parte de Segovia. Pinilla del Valle estaba integrada en el Sexmo de Lozoya que junto con otros diez constituían la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia, organización sociopolítica y económica que velaba por el disfrute y aprovechamiento de las tierras que la integraban.

El Catastro del Marqués de la Ensenada, en 1750, fue el primer documento oficial que se refería a Pinilla del Valle y en él informaba de la existencia de 70 vecinos -entre ellos 14 viudas- que se dedicaban, fundamentalmente, a la agricultura y ganadería. El Catastro destaca también la existencia de la iglesia con torre, un molino harinero, una fragua, una taberna, una carnicería y un hospital para recoger pobres.

Copia-de-DSC00378-t300La nueva reestructuración del territorio y la división territorial y judicial, realizada en 1883, propició que Pinilla del Valle y otras localidades serranas fueran adscritas a la provincia de Madrid. En esa época, según documentos de Madoz, Pinilla contaba con 50 vecinos, Ayuntamiento, escuela primaria, ermita, cementerio y los ya mencionados molino harinero e iglesia.

Un hecho que cambió las fisonomía del Valle fue la construcción del Embalse de Pinilla, entre 1965 y 1967. Con 38,1 hectómetros cúbicos de capacidad y 446 hectáreas de superficie, es el embalse de cabecera de los cinco existentes en el río Lozoya. Aunque la cota máxima está situada en los 1.089,90 metros para que no se vieran muy afectadas las viviendas, 12 fueron anegadas y, también, se tuvieron que trasladar los cementerios de Pinilla y de Lozoya. El Embalse de Pinilla está incluido en el Catálogo de Embalses y Humedales de la Comunidad de Madrid. Además, gracias a su Plan de Ordenación, el ecosistema existente en el área embalsada y en sus zonas limítrofes está protegidos por decreto.

Desde mediados del siglo XX, Pinilla del Valle fue perdiendo población paulatinamente hasta los años 90. Sin embargo, su encantador paisaje, el contacto con la Naturaleza y sus gentes están contribuyendo a hacer de Pinilla un lugar ideal para establecer una segunda residencia y olvidarse del estrés semanal.